Los riesgos del piercing bucal

Es común entre los jóvenes, el uso de piercing o perforaciones en labio, lengua, úvula, frenillos o carrillos que lucen como un adorno o joya en forma de aro.

Los llevan como signo de rebeldía, pertenencia o simplemente por estar a la moda.

¿Pero saben los jóvenes el riesgo que ello implica para la salud bucal y general?

sonrisas

Es un cuerpo extraño y como tal tiene sus consecuencias.

Durante el proceso

  • Dolor
  • Complicaciones locales como sangrado
  • Daño de un nervio que puede ser temporaL o permanente
  • Infecciones porque la boca contiene millones de microorganismos que pueden causar enfermedades locales o generales
  • Ahogo por obstrucción de la vía aérea al hincharse la boca y la lengua

En el corto plazo

  • Inflamación e infecciones locales por incorrecta higiene en la zona de punción
  • Angina de Ludwig,inflamación de rápida de propagación a espacios faciales del maxilar inferior
  • Dificultad para hablar, masticar y deglutir
  • Alteración del sentido del gusto o del movimiento de la lengua
  • Mayor salivación
  • Hormigueo por daño de nervios
  • Alergias por sensibilidad al metal
  • Trauma sobre la encía y descenso de ella en la proximidad del piercing
  • Roturas y fisuras del esmalte dentario por el juego con él
  • Daños de obturaciones y coronas de porcelana

En el largo plazo

  • Acumulación de placa bacteriana
  • Mal aliento o halitosis
  • Ingestión o aspiración por desprendimiento poniendo en riesgo las vías digestivas o respiratorias
  • Desgarros de tejidos bucales
  • Dificultad para la atención odontológica y la toma de radiografías
  • Infecciones más graves como hepatitis o endocarditis infecciosa de las válvulas o tejidos cardíacos.

No se aconseja su uso pero ante la decisión de hacerlo tenga en cuenta que requiere cuidados constantes.

Siga estos consejos:

  • Consulte a su odontólogo previamente para recibir información detallada
  • Elija centros que cumplan con rigurosas reglas sanitarias y cuente con personal de buen nivel de formación
  • Escoja los piercing de metales nobles como titanio, platino, oro, acero quirúrgico
  • Siempre realice una correcta higiene bucal luego de cada comida
  • Utilice enjuagues bucales
  • No juegue con el pasante del piercing y asegúrese que esté bien sujeto
  • En la práctica de un deporte, retírelo y use un protector bucal
  • No olvide su control odontológico periódico

La decisión de colocar un piercing debe ser tomada con responsabilidad y requiere atención y mantenimiento del paciente, y supervisión del odontólogo.

DRA. MERCEDES GARCÍA ZAMORA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Call Now Button