La caries en los niños pequeños (1ª Parte)

ID-10058501Todavía hoy es frecuente observar en la población que tomen como natural que los niños pequeños tengan caries cuando existen modos de controlarla o evitarla con cuidados en el hogar desde la aparición del primer diente.
No creo que haya algo más desagradable que el dolor dentario en un niño que no lo deja dormir, jugar, comer o asistir al colegio, con padres angustiados que no saben cómo actuar buscando una consulta odontopediátrica de urgencia, cuando ésto puede ser evitado.
La caries dental en la infancia suele ser de aparición rápida y afecta a los dientes primarios, o temporarios, o de leche, de los niños a partir del primer año.

Está relacionada con:

  • la alimentación desde el nacimiento por el uso inadecuado de la leche materna más allá del momento de la alimentación, por largo tiempo y durante el sueño
  • biberones conteniendo leche, zumos, gaseosas o infusiones, enriquecidos con azúcar, miel o chocolate, suministrados durante el día a cada rato o durante la noche cuando ya está dormido
  • la falta de higiene bucal desde la aparición del primer diente
  • la presencia de caries en la familia, especialmente en la madre
  • fundamentalmente, el desconocimiento de los padres sobre los cuidados bucales tempranos en el hogar para prevenir las situaciones antes planteadas

La caries en los pequeños tiene un avance rápido afectando a varias piezas dentarias y se manifiesta desde una simple mancha blanca opaca próxima a la encía de los dientes anterosuperiores hasta grandes cavidades en los molares. Requiere atención odontológica con técnicas invasivas con la dificultad que presenta el niño de corta edad para aceptar tratamientos complejos.
Además tiene un alto costo económico y emocional para el niño y su familia. Puede llevar a la pérdida de piezas dentarias generando problemas ortodóncicos por la falta de espacios para las piezas dentarias permanentes que los reemplazará; problemas de dicción dado que el niño está en plena etapa del desarrollo del lenguaje, y obviamente estéticos alterando la autoestima del niño.
La presencia de caries en los dientes primarios marca una predisposición para desarrollar caries en la dentición futura y permanente.

¡Qué importante es que la madre no presente caries dental!

Una de las causas para que los niños desarrollen caries es el mal estado bucal de la madre y en menor medida de familiares y cuidadores. El principal mecanismo de contagio proviene de las
gotitas de saliva conteniendo las bacterias que participan en el proceso de caries, de contacto frecuente en la relación intrafamiliar.

Los medios de contagio se dan porque se:

  • prueba la temperatura del biberón.
  • atemperan las papillas en su boca
  • ”lava” el chupete del niño con la saliva del adulto
  • lo besa en la boca
  • comparten los cubiertos
  • comparte el cepillo dental

Una madre que tiene hábitos deficientes de cuidado bucal repetirá estos patrones en sus hijos y se crearán las condiciones ideales para el desarrollo de la caries dental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Call Now Button